Viaje al Centro del Universo. Parte 4: Los hijos de la Tierra

Nuestra Madre

Virgen María que decora el Mesón  de la Abundancia en Real de Catorce
Virgen María en el Mesón de la Abundancia
De San Luís Potosí nos dirigimos al pueblo minero de Real de Catorce. Tras pasar una larga carretera empedrada y cruzar un tunel de más de dos kilómetros, llegamos al pueblo de Real de Catorce que nos recibe a 2750 metros de altura con sol y un clima fresco típico de alta montaña.

En un lugar llamado el Mesón de la Abundancia, saboreamos una infusión de hierbaniz endulzada con miel de abeja exquisita mientras esperamos al guía que nos llevará a conocer Wirikuta, la tierra sagrada de los indígenas Wirrárika.

Unas horas de camino a pie por el desierto nos llevarán al lugar donde nació el abuelo Sol y podremos visitar el Centro del Universo.

Cuenta el mito indígena que debido a una escasez de alimentos, los ancianos enviaron a cuatro guerreros en busca de un lugar donde hubiera alimentos. Los cuatro jóvenes, que representaban los cuatro puntos cardinales, armados con arcos y flechas, emprendieron su búsqueda.

Después de unos días caminando encontraron un venado al que comenzaron a perseguir. Al septimo día los jóvenes llegaron a Wirikuta donde uno de los guerreros intentó matar al venado lanzandole una flecha. El animal la esquivó y desapareció en el bosque.

Una imagen del Kauyumari o Venado Azul. Animal sagrado para los indígenas wirrárica
Una imagen del Kauyumari o Venado Azul.
Animal sagrado para los indígenas wirrárica
Al recoger la flecha, el jóven encontró la figura de un venado formado de plantas de jícuri o el peyote, un tipo de cactus alucinógeno que crece en el desierto.

Desde ese día la plantas de jícuri o peyote se consideran las huellas del Kauyumari o Venado Azul.

En lugar de comerme las huellas del Venado Azul, buscaré mi camino en el desierto con el corazón, la intuición y los cinco sentidos.

Tardamos varias horas en visitar los dos cerros más importantes de Wirikuta: El Cerro Grande o Lucero, donde nació el abuelo Sol y el Cerro Quemado, lugar donde se posó el astro antes de subir al cielo.

En sus peregrinación a esta tierra, los indígenas dan las gracias y piden consejo a la Tatei Nakahué, a su madre la Tierra, a su padre el Fuego y a su abuelo el Sol.

A esta etnia se la llama despectivamente huicholes, que significa los que huyen, un término que describe muy bien la persecución que han sufrido desde la llegada de los europeos a América.

Desierto de la Sierra de Catorce. Según documentos históricos   cuando se abrió la mina de plata   en 1775 esta sierra estaba   cubierta de bosques. Cincuenta   años después, en 1825, las   crónicas dicen que "no quedaba   ni un árbol ni un matorral".
Desierto de la Sierra de Catorce.
Según documentos históricos 

cuando se abrió la mina de plata 
en 1775 esta sierra estaba 
cubierta de bosques. Cincuenta 
años después, en 1825, las 
crónicas dicen que "no quedaba 
ni un árbol ni un matorral".
Aprendo que los wirrárica consideran que todos los seres somos hijos de la Tierra y por eso, su cultura ancestral, se basa en el respeto a la naturaleza y el equilibrio con el medio ambiente.

Observando a un indígena que sube por la montaña eecuerdo de las películas norteamericanas que veía de niño que mostraban a estos seres humanos como los indios salvajes

El racismo hacia los indios era tan extremo que el indígena que acompañaba al Llanero Solitario se llamaba Tonto.

Como muchas otras personas viví durante años creyendo en esa falsa imagen que promovían las películas y pensando que los indígenas eran salvajes e inferiores.
 
Los hechos son que la civilización que trajo Colón destruyó una cultura basada en el respeto a la naturaleza y los bosques del indio han sido convertidos en desiertos, los ríos cristalinos han sido contaminados, los animales están extintos o en peligro de extinción y los océanos donde pescaban están siendo contaminados y cubiertos por una isla de plásticos.

Observando la destrucción que la cultura europea ha causado y sigue causando a la Tierra Madre de los Wirárika me pregunto: ¿Habrá personas que sigan considerando a esta cultura inferior y se atrevan a seguir llamándolos salvajes?

A solas conmigo mismo

Un nopal con forma de corazón.  Desierto de Wirikuta, tierra sagrada   de los indígenas Wirrárika, en la   Sierra de Catorce, México
Un nopal con forma de corazón.
Desierto de Wirikuta, tierra sagrada 
de los indígenas Wirrárika, en la 
Sierra de Catorce, México
La primera lección que me da el desierto es muy sencilla: saber la hora no es necesario para vivir.  

En la naturaleza, nuestro verdadero hogar, no necesitamos reloj, ni sufrimos la esclavitud del tiempo. En el desierto la angustia y la ansiedad desaparecen porque el tiempo se para.

Perderse en el desierto es muy sencillo y yo lo compruebo rapidamente. Paro unos minutos a tomar una fotografía y cuando levanto la cabeza el grupo ya no está. Miro en todas direcciones y los llamo pero nadie contesta. Estoy completamente perdido.

Tras unos minutos de pánico, decido sentarme a esperar que regresen, lo veo más lógico que caminar sin saber hacia donde voy. El guía seguro que recordará el camino y me encontrará.

Tras un corto tiempo sentado en una piedra, sintiendo la inmensidad del desierto comienzo sentir una sensación desconocida, una paz que nunca había sentido antes. La paz que se siente cuando te quedas a solas contigo mismo.

Reloj en el Mesón de la Abundancia en Real de Catorce. El desierto me   enseña que se puede vivir sin   la esclavitud del tiempo
Reloj en el Mesón de la Abundancia
en Real de Catorce. El desierto me 

enseña que se puede vivir sin 
la esclavitud del tiempo
En el silencio, en la paz que me trae el desierto comprendo porqué hace unos años dejaba la radio o la televisión puestas todo el día. Necesitaba ruido mientras trabajaba, mientras comía e incluso mientras dormía: tenía miedo a oir mi voz interior, miedo a quedarme a solas conmigo mismo.

En la soledad del desierto el tiempo y el espacio son relativos. Lo que me pareció mucho tiempo, en realidad fueron unos cuantos minutos en los que el grupo estaba esperandome muy cerca sentados en una pequeña colina.

Pero estos minutos de soledad total en el desierto, aunque fuera sólo una ilusión de mi mente, me ha enseñado que se puede ser feliz en completo en silencio y en completa soledad.

Cuando me reuno con el grupo mi miedo al desierto ha desaparecido por completo, y al desaparecer este miedo, las plantas parecen mas verdes y el cielo se ve más azul. Los nopales comienzan a aparecer con formas de corazones y de jaguares. Quizá sean estas figuras la reencarnación de los espíritus de los animales y de las personas que murieron en estos lugares.

Cerro Quemado en la Sierra de Catorce. Según documentos históricos cuando se abrió la mina de plata en 1775 la sierra estaba cubierta de bosques. Cincuenta   años después, en 1825, las crónicas   dicen que "no quedaba ni un árbol   ni un matorral".
Cerro Quemado en la Sierra de Catorce.
Según documentos históricos cuando se
abrió la mina de plata en 1775 la sierra
estaba cubierta de bosques. Cincuenta 

años después, en 1825, las crónicas 
dicen que "no quedaba ni un árbol 
ni un matorral".
Los nopales, que los españoles llaman chumberas, son los corazones del desierto. Es con ellos que la tierra se protege de la erosión y la desertización. Una tierra donde se arrancan estos cactus se convierte en un desierto para siempre.

Para los indígenas los ancianos cuando mueren renacen en las palmeras que cubren los cerros. Estas palmeras son consideradas guardianas del lugar y llamadas cariñosamente abuelitos.

Subiendo a la cumbre del Cerro Quemado nos encontramos con la silueta de un árbol solitario. El único superviviente de la destrucción de las mineras en la Sierra de Catorce.

Documentos históricos afirman que en 1775, año en que se abrió la primera mina de plata, la Sierra de Catorce era un bosque. Sólo cincuenta años después, en 1825, "no quedaba ni un árbol ni un matorral". Hoy, casi doscientos años después, la Sierra de Catorce no ha podido recuperarse de la explotación a la que fue sometida.

Sin poder olvidar el árbol solitario seguimos subiendo el cerro. Tras pasar una espiral de piedra, llegamos a la cima donde encontramos pequeña capilla decorada con ofrendas de muchos colores y texturas.

Único árbol que queda en el Cerro Quemado en el desierto de la Sierra de Catorce. Según documentos históricos cuando se abrió la mina de plata en 1775 esta sierra estaba cubierta de bosques. Cincuenta años después, en 1825, las crónicas dicen que "no quedaba ni un árbol ni un matorral".
Único árbol que queda en el Cerro Quemado
en el desierto de la Sierra de Catorce.
Según documentos históricos cuando se
abrió la mina de plata en 1775 esta sierra
estaba cubierta de bosques. Cincuenta años
después, en 1825, las crónicas dicen que
"no quedaba ni un árbol ni un matorral".
Casi todas las ofrendas contienen imágenes de los bosques que había en estas montañas y destruyó la mina.

Hay imágenes de árboles, conejos, serpientes, pájaros, venados, jaguares, conejos. Recuerdos del bosque que una vez hubo en estas montaña.

Camino de regreso por las faldas del cerro y observando el enorme desierto me pregunto: ¿Qué habrá hecho la tierra para que los seres humanos la destruyan de una manera tan brutal?¿Es posible que tantos millones de personas no se den cuenta de que el océano se está cubriendo de plásticos? ¿No ven que los bosques más importantes del mundo están siendo deforestados y que de ellos depende el aire que respiran?

De nuevo me encuentro frente al árbol solitario, el superviviente de la mina, luchando por sobrevivir a la destrucción de la sociedad industrial. Una sociedad que consume la vida sin dar frutos, una sociedad que arranca para hoy pero no siembra para mañana, un mundo que movido por la codicia y la ignorancia se está destruyendo a sí mismo. 

La serpiente de nube

Nube con forma de serpiente en el   cielo de Wirikuta. Un mito cuenta que Mixcoatl, Serpiente de Nube, descendió del cielo para fundar   Tula. Mixcoatl, es un nombre   náhuatl formadopor las palabras   mix, nube y coatl, serpiente
Nube con forma de serpiente en el 
cielo de Wirikuta. Un mito cuenta
que Mixcoatl, Serpiente de Nube,
descendió del cielo para fundar 

Tula. Mixcoatl, es un nombre 
náhuatl formadopor las palabras 
mix, nube y coatl, serpiente
A las cuatro de la madrugada del día siguiente comenzamos a caminar por el desierto. Nos dirigimos de nuevo al Cerro Quemado donde veremos el amanecer.

A nuestro grupo se ha sumado un nuevo compañero, el perro de nuestro guía Eduardo.

Este compañero canino nos cuida y se mantiene todo el tiempo asegurandose de que nos mantengamos unidos y nadie se quede atrás.

Los primeros rayos del sol iluminan la cima del Cerro Grande, conocido cómo el Lucero, y después, el Cerro Quemado, que con su forma de elefante, se muestra ante nosotros pintado con un color naranja intenso. 

En ese momento, en la falda del cerro, en un cielo sin una sola nube, totalmente despejado, una pequeña nube blanca aparece. En cuestión de segundos la nube toma la forma de una serpiente que desciende sobre Wirikuta.

Después de tomarle un par de fotos con el teléfono me dedico a observarla, me impresionan su tamaño y su forma. Su ojos están perfectamente formados y su cuerpo muestra el movimiento típico de las serpientes al caminar sobre la tierra. Después de unos minutos, la nube con forma de serpiente descendente se desvanece sin dejar rastro.

¿Qué será esta extraña nube? ¿Es quizá una manifestación del dios Mixcoatl o Serpiente de Nube? Mixcoatl,  del idioma Náhuatl, nace de unir Mix, nube con coatl, serpiente.

Tormenta durante la puesta de sol   en Wirikuta, la tierra sagrada   de los indígenas wirrárika.
Tormenta durante la puesta de sol 
en Wirikuta, la tierra sagrada 
de los indígenas wirrárika.
Uno de los mitos Toltecas cuenta que Mixcoatl, la Serpiente de Nube, padre de Quetzalcoatl, la serpiente emplumada, descendió del cielo para crear la ciudad de Tollan Xicocotitlán, la actual Tula.

El encuentro con esta nube se convierte en el momento más extraño y misterioso de toda mi vida. Sin poder encontrar una respuesta lógica,  seguimos nuestro camino.

Se acerca el atardecer y en el horizonte una tormenta se acerca por lo que decidimos emprender el camino de regreso a Real de Catorce.

Llevamos dos días completos recorriendo Wirikuta y caminando de sol a sol, a pesar de la altura y el esfuerzo no siento ningún cansancio. Es como si la tierra me transmitiera su energía porque apenas necesito beber ni comer.

En el camino de regreso conversamos sobre el proyecto de la minera canadiense First Majestic Silver Corp. Compañía que obtuvo el permiso para explotar gran parte de las tierras sagradas de Wirikuta. Este proyecto fue paralizado gracias a una gran presión nacional e internacional.

Una nueva explotación minera significaría el final de Wirikuta y de la peregrinación milenaria de los wirrárika.

Además, la mina agotaría los pocos recursos naturales que aun quedan en una tierra extenuada. Tras extraer todos los minerales, consumir y contaminar el agua, la minera, como hicieron las anteriores, abandonaría Real de Catorce dejando a sus habitantes en una situación de falta de recursos aun peor que la actual.

La vida sigue y nuestro viaje también. Dejamos Wirikuta observando como el abuelo Sol se pone sobre el desierto, la lluvia dibuja lineas grises sobre las montañas y unos niños wirrárica, hijos de la Tierra, suben corriendo por la ladera de un cerro y se pierden en el horizonte.

Lugares recomendados

Real de Catorce
Wirikuta
Mesón de la abundancia

Fuentes consultadas y adicionales 

Wixáriva Wirikuta (Documental Recomendado)
Wirikuta. Reserva indígena invadida por las mineras.
Para entender Wirikuta
El Huichol: Wixárika
El cerro del Quemado y el orígen de la vida (La Jornada)
Aulex. Diccionario Náhuatl- Español
Mitología Huichol
Cactáceas en peligro
Tula. John Pohl's Mesoamerica. FAMSI (En inglés)
Tula. La legendaria Tollan. Ciudad de Quetzalcoatl

Viaje al Centro del Universo. Parte 3: Las cosas que no se ven

Don Juan

Aunque el centro colonial de la ciudad está lleno de edificios históricos bien conservados, no lo disfrutamos como nos gustaría porque en la calle hace un calor insoportable.   Como casi todas las ciudades modernizadas, San Luis ya no tiene árboles. Al no haber sombra el asfalto se recalienta haciendo muy difícil caminar. Comparo estas ciudades con saunas, que en lugar de vapor ofrecen humo negro y olor a gasolina.
Amanecer en San Luis Potosí
El quinto día de viaje nos lleva hasta San Luis Potosí, una ciudad minera del centro-norte de México.

Tras instalarnos en el Hotel Palacio Museo de San Agustín, al que llegamos por casualidad, salimos a caminar por sus calles.

Aunque el centro colonial de la ciudad está lleno de edificios históricos bien conservados, no lo disfrutamos como nos gustaría porque en la calle hace un calor insoportable.

Como casi todas las ciudades modernizadas, San Luis ya no tiene árboles. Al no haber sombra el asfalto se recalienta haciendo muy difícil caminar. Comparo estas ciudades con saunas, que en lugar de vapor ofrecen humo negro y olor a gasolina.

A pesar del calor, hacemos un esfuerzo y visitamos varias de sus iglesias. San Luis tiene un patrimonio colonial que merece la pena pero en poco tiempo el calor nos vence y buscamos un lugar donde merendar.

Tomamos nuestra merienda en el Café Cortao. Su dueño y también el cocinero, nos invita a regresar al día siguiente y nos dice que probaremos "el mejor desayuno que hayamos probado en nuestra vida". Su desayuno, cien por cien mexicano, resultará espectacular.

Juan del Jarro dedicó su vida a pedir   dinero y comida para entregarlo   a los pobres y ancianos necesitados.
Juan del Jarro dedicó su vida a pedir 
dinero y comida para entregarlo 
a los pobres y ancianos necesitados.
Caminando por la ciudad al amanecer del día siguiente, me encuentro frente a una escultura de un hombre vestido humildemente y que lleva un jarro en el bolsillo de su abrigo.

Acostumbrado a ver que las estatuas suelen ser de políticos, religiosos o militares, me intriga conocer la historia de una persona que por sus ropas parece ser pobre. ¿Un monumento dedicado a alguien pobre? Debo estar ante una gran historia.

La escultura es un homenaje al Sr. Juan de Dios Azios Ramírez (1793-1859). Este señor, conocido como Juan del Jarro, vivía en un edificio abandonado y sus únicas posesiones eran un petate para dormir, un jarro y un sombrero.

Su mérito está en que Juan del Jarro dedicó toda su vida a pedir dinero, ropa y comida para compartirlas con los pobres y los ancianos que eran más necesitados que él.

La historia de este ser humano demuestra dos cosas: Lo primero que se puede vivir sin posesiones dando la vida por la comunidad, y lo segundo que dedicandose a ayudar a los demás se puede llegar a ser reconocido y respetado.
Desayuno mexicano especial que comí en el Café Cortao de San Luis Potosi
Desayuno mexicano especial que comí
en el Café Cortao de San Luis Potosi

Después de esto empiezo a hacerme peguntas: ¿Que pasaría si Juan del Jarro llegara hoy con su petate, su jarro y su sombrero a alguna ciudad moderna para pedir dinero y ayudar a los más necesitados?¿Se le permitiría vivir en la extrema pobreza ayudando a pobres como él? 

La cruda respuesta es que no. En muchas partes del mundo Juan del Jarro sería retirado a la fuerza por la policía de donde estuviera, y en casos extremos sería llevado a un asilo donde, quitándole su libertad, lo encerrarían con la excusa de que "llevara una vida mejor."

Por poner algunos ejemplos de cómo tratan hoy a los pobres podemos mencionar, por ejemplo a Madrid, la capital de España, donde se promovió una ordenanza que multaba a los pobres por buscar la comida que tiraban los supermercados.

O podemos ir a Noruega y Suecia, paises que tanta gente pone como ejemplo, que están preparando leyes apoyadas por la mayoría para prohibir a los pobres pedir.

La lista es muy larga y podríamos encontrar cientos de ejemplos. Lo único que hay seguro es que en nuestro mundo, al día de hoy, ser pobre está penado y para muchos pedir para sobrevivir es un delito.

La sombra de un farol en una calle de San Luis Potosí
La sombra de un farol en
una calle de San Luis Potosí
Escucho a personas que dicen que entregar limosna a los pobres "es malo para la economía" y "no ayuda a los pobres". Y entonces me pregunto: ¿No ven estas personas malo para la sociedad dar a los más ricos miles de millones para pagar malas gestiones de ejecutivos, empresas incompetentes y sueldos de políticos corruptos?

Si un vecino se quedó sin trabajo y me pide una moneda para darle a sus hijos de comer no debo darsela, pero debo estar contento cuando los políticos entreguen miles de millones del estado a un banco que quebró por su mala gestión. Dar al pobre es malo pero dar al rico es bueno.

Hoy, en España, más de una década después de que comenzara la crisis, los ricos ya han recuperado sus fortunas y los pobres son, por supuesto, mucho más pobres. ¿Y porqué? Pues muy sencillo: Cuando los ricos pidieron nadie se opuso a que se les diera y cuando los pobres pidieron se hicieron leyes para castigarlos por hacerlo.

Una ventana circular del Hotel Museo Palacio de San Agustín,San Luis Potosí
Una ventana circular del Hotel Museo
Palacio de San Agustín,San Luis Potosí
En 2002 el economista Paul Krugman avisó en su artículo For Richer que nuestra sociedad estaba regresando a los niveles de desigualdad entre ricos y pobres de la Gran Depresión que precedió a la segunda guerra mundial. No se equivocaba.

La mayoría de las familias de clase media y baja todavía creen que nuestro sistema económico basado en la desigualdad hará que las cosas mejoren. ¿Pero es posible que las cosas mejoren sin un cambio de rumbo?

Es verdad que empresarios, banqueros, y políticos, tienen gran culpa de la situación actual, pero: ¿Qué hacen las personas afectadas para que la sociedad cambie? ¿Cuántos, como Juan del Jarro, dejan de señalar a los ricos y se ponen a ayudar a sus comunidades de acuerdo a sus posibilidades?

La historia de Juan del Jarro despierta en mí muchas emociones. A mi memoria vienen algunos ancianos que conocí que siendo personas capaces de hacer todas las labores de su hogar y mentalmente lúcidas, fueron metidas por sus familias en asilos a la fuerza. Personas a las que se les negó la libertad de vivir hasta la muerte con dignidad.

Campanario de la Iglesia de San Francisco   a través de una vidriera del Hotel Museo Palacio de San Agustín en San Luis Potosí
La sociedad occidental, igual que margina a los pobres también margina a los ancianos. En lugar de buscar formas de darles una vida digna, todo lo arreglan construyendo asilos donde meterlos, quieran o no quieran.

Si Juan del Jarro naciera hoy tendría que cuidarse, porque cómo hacen con los animales los de la perrera, se podría encontrar con un "benefactor" que lo metería en un asilo para "su propio bien".

Esto hace que me pregunte: ¿Habrán pensado las nuevas generaciones que un día ellos también envejecerán y que el trato que den a los ancianos hoy será el mismo que ellos recibirán mañana?

La respuesta es muy sencilla: Si las generaciones de hoy no reflexionan sobre el trato que están dando a los ancianos, ellos sufrirán el mismo trato y acabarán metidos, muchos a la fuerza, en los asilos que hoy construyen.

El Tao Te Ching de Lao Tse con respecto al equilibrio dice:

No hay que verter agua en un vaso lleno. 
Y no tiene ningún sentido afilar demasiado la hoja del cuchillo. 
Y si la sala entera está repleta de oro y jaspe, ¿quién podrá resguardarla?
El exceso en todo provoca la desgracia.

Y si el exceso en todo provoca desgracia: ¿Cuál será el futuro de nuestra sociedad que vive protegiendo a las grandes riquezas, castigando a la pobreza y permitiendo los excesos de los que más tienen?

Las cosas que no se ven

Lámpara  del Hotel Museo Palacio   de San Agustín en San Luis Potosí.
Lámpara  del Hotel Museo Palacio 
de San Agustín en San Luis Potosí.
San Luis Potosí, además de las enseñanzas de Juan del Jarro, me regalará una experiencia única: Un viaje en el tiempo y en el espacio.

Mi máquina del tiempo no será un aparato de alta tegnología sino que será el Hotel Museo Palacio de San Agustín.

Mi viaje comienza en una escalera helicoidal, una construcción en espiral que para los monjes agustinos, antiguos propietarios del palacio, era la representación de una escalera al cielo.

Emocionado mientras subo al cielo, que está al final de la escalera, empiezo a oir una melodía. Un violinista toca canciones clásicas a una pareja que cena en la terraza del restaurante iluminados por la luz de las velas.

A mi izquierda, hay una puerta que resulta ser la entrada a una pequeña capilla. Entro y tras tomar unas fotos me siento frente a su altar que está decorado con una imagen de Cristo crucificado. Este lugar, que en apariencia es un simple hotel, se acaba de convertir en una máquina del tiempo.

Estar en una capilla de noche, en completa soledad, me transporta siglos atrás. Imagino a los monjes sentados en silencio donde me encuentro y comprendo que nuestros antepasados poseían un don que hoy casi se ha perdido: la capacidad de permanecer en silencio, podían estar sólos con ellos mismos.

Arropado por el silencio de la noche pienso que quizá encontrar a Dios no sea tan complicado. Quizá lo sagrado habite en el silencio.

Mientras recorro de nuevo la escalera al cielo, escucho la música de un piano que recorre todo el palacio.

Una frase que siempre repetía mi maestro de música durante más de veinte años, José Toro Doblas, viene a mi mente: "!La música es el arte de combinar los sonidos y estos con el tiempo!".

Escalera helicoidal del Hotel Museo Palacio de San Agustín en San Luis Potosí. Para los monjes agustinos esta escalera en espiral representa el camino para llegar al cieloY comprendo porqué nos gusta tanto la música: porque la música se construye sobre el silencio. A diferencia de otros artes, el arte musical transforma lo material en inmaterial. De un trozo de madera o de metal nace una melodía, que vive en lo invisible, en lo intangible y lo inmaterial.

No me siento cansado y decido subir una última vez por la escalera al cielo. La música del piano que toca mi hermano hace que la subida no sea tan dura. En el suelo del tercer nivel, donde termina la escalera, encuentro una piedra grabada con un texto en latín que dice:
  
No mirando nosotros las cosas que se ven, sino las cosas que no se ven, pues las cosas que se ven son temporales y las que no se ven son eternas. 

Entonces comprendo que la música, como los cantos de los pájaros, viaja en el espacio sagrado del silencio, que es el mundo de las cosas que no se ven.

Al estilo francés

A la mañana siguiente, mi máquina del tiempo me lleva a una época más reciente. A la época en que el palacio agustino fue remodelado al estilo europeo y más concretamente al estilo francés.

Para entender lo que significa estilo moderno europeo hay que comprender un concepto artístico muy conocido: La naturaleza muerta.

Durante años oí hablar de este concepto artístico pero nunca tomé conciencia de que la naturaleza muerta no es solo pintura, sino que es una forma de pensamiento occidental, un pensamiento que se lleva a la práctica en todos los campos.

En las remodelaciones del palacio, según nos cuentan, los árboles del patio se arrancaron para poner un techo. Los árboles vivos fueron cambiados por muebles hechos con árboles muertos y se colocaron pinturas de bosques en las paredes.

Frente a un cuadro con un bosque verde pintado pienso en cuál será verdadero valor que esta obra tiene. Sus árboles pintados no absorben dióxido de carbono para dar oxígeno que después podamos respirar, estos árboles de pintura tampoco dan protección a la casa manteniendo una temperatura agradable. En estos árboles coloreados los pájaros tampoco podrán hacer sus nidos. Entonces: ¿Qué valor real tienen? La respuesta es que no tienen ningún valor real, no son otra cosa que naturaleza muerta.

Diegosax tocando el piano en el Hotel Museo Palacio de San Agustín en San Luis Potosí
Diegosax tocando el piano en el Hotel Museo
Palacio de San Agustín en San Luis Potosí
Y entonces surge una pregunta: ¿Qué pasará si la humanidad sigue permitiendo que la cultura europea de la naturaleza muerta se imponga? ¿Seguiremos creando un mundo irreal donde se arrancan los árboles y después se pintan en cuadros?

Cuando la casa se hizo moderna, la luz del sol fue sustituida por unos falsos soles: las bombillas eléctricas.

Estos  falsos soles no dan energía limpia y pura como el sol. Son inventos que consumen energía y contaminan el planeta sin dar nada a cambio.

La luz de estos falsos soles tampoco alimenta a las plantas, ni ayuda a los árboles a crecer, ni a las personas a asimilar substancias esenciales para una buena salud. Son nada más que naturaleza muerta.

Parece ser que la característica principal de la cultura europea de la naturaleza muerta es la de sustituir los recursos ilimitados y limpios que ofrece la naturaleza por energías contaminantes e improductivas.

La regulación de temperatura que hacían los grandes árboles del patio ahora la hacen unos aires acondicionados. Estos falsos aires, en lugar de dar oxígeno, emiten una gran cantidad de dióxido de carbono, consumen grandes cantidades de energía y causan daños a la salud de quién los usa.

Cristo crucificado que decora la capilla   Hotel Museo Palacio de San Agustín en San Luis Potosí
Cristo crucificado que decora la capilla 
Hotel Museo Palacio de San Agustín
en San Luis Potosí
Este mundo de la naturaleza muerta, conocido también como moderno, industrial, desarrollado o primer mundo, dicen que es un mundo que prueba la "evolución" del ser humano.

Y yo me pregunto ¿Evolución es arrancar los árboles de un patio y sustituirlos por pinturas al óleo? ¿Evolución es tapar un techo que deja entrar luz solar saludable e ilimitada para poner una energía eléctrica que contamina, afecta a la salud y consume recursos naturales sin dar nada a cambio?¿Evolución es quitar una fuente y colgar un rio pintado en una pared?¿Es evolucionar quitar la fuente donde los pájaros bebían para cambiarla por un piano alemán sustituyendo el canto de las aves por obras de Mozart y de  Beethoven?

Viendo todo esto me pregunto: ¿Qué harán los seres humanos si permiten que se arranquen todos los árboles y se convierta al planeta en un desierto?¿Se beberán el agua de los cuadros?¿Se comerán las manzanas que hay pintadas en el cuadro del comedor?

Junto al pozo, único recuerdo vivo del patio de los agustinos, mirandome en un espejo, comprendo que vivo en un mundo falso, un mundo sin esencia, un mundo que ha llegado a creer tanto en la naturaleza muerta que ahora en lugar de plantar árboles los pinta.

Al dejar el Palacio de San Agustín, representación del falso mundo de la naturaleza muerta, el mundo aparece ante mí tal y como es: una ilusión. Y un nuevo viaje comienza: el viaje por el mundo de las cosas que no se ven.

Lugares recomendados 
Café Cortao
Hotel Museo Palacio de San Agustín

Fuentes consultadas y adicionales
For Richer. Paul Krugman. New York Times (En inglés)
La recuperación de los ricos. Paul Krugman. El País
Los ricos recuperan sus fortunas. El País
La deforestación urbana y su colaboración a la isla de calor
El árbol urbano como regulador de temperatura
¡Gracias por todo maestro!
La Nada. Diario de un Observador
Cuidate del aire acondicionado
Prohibición de la mendicidad 
!Mundo ahí te quedas¡
La leyenda de Juan del Jarro
Leyendas. Juan del Jarro
Nuevo Testamento. Corintios
La Orden de San Agustín
Naturaleza Muerta
 

Viaje al Centro del Universo. Parte 2: La guerra de dos mundos

El coyote
Xilitla, en la huasteca potosina; lugar de selva  y cafetales. En unas horas pasaremos de una  ciudad llena de coches y contaminación a una  selva mágica llena de naturaleza. En el mismo  día visitaremos dos mundos diferentes.
Xilitla, en la huasteca potosina; lugar de selva
y cafetales. En unas horas pasaremos de una
ciudad llena de coches y contaminación a una
selva mágica llena de naturaleza. En el mismo
día visitaremos dos mundos diferentes.

Nuestro viaje continúa cruzando la Sierra Gorda de Querétaro para llegar a Xilitla, en la huasteca potosina. En unas horas pasaremos de estar en una ciudad llena de autos y contaminación a respirar el aire puro de una selva llena de agua y de vida. En un sólo día veremos dos mundos totalmente opuestos.

Debido a que la carretera ha sido remodelada podremos ir a más velocidad, pero pronto vemos que no todos los avances son lo que parecen y a mitad de camino encontramos a un coyote recién atropellado. El animal murió mientras intentaba cruzar la carretera.

Las carreteras son medios de comunicación entre comunidades y sin duda tienen gran utilidad. Pero trás ver al animal muerto me pregunto: ¿Están diseñadas las carreteras para convivir con la naturaleza? ¿Están construidas con la idea de conservar nuestro medioambiente?

Para muchas personas el coyote es simplemente un perro salvaje que no tiene utilidad porque no lo pueden comprar ni vender, pero para mí, sin embargo, un coyote es una vida y su muerte injustificada me provoca dolor.

Tras ver el cuerpo atropellado del animal las hermosas vistas de la Sierra Gorda se han tornado tristes. La enorme carretera aparece ahora como una cicatriz profunda en las montañas. La sierra está herida.

Mientras el automóvil avanza, imagino cuántos animales morirán cada día alrededor del mundo en las carreteras. ¿Tendrá esto que ver con la extinción de las especies?

Cuando un animal muere en la naturaleza su muerte es sagrada porque da la vida para alimentar a otro. Y me pregunto: ¿Qué sentido tiene esta muerte?¿Para qué murió este coyote?¿Por quién dió la vida?

Si otro animal hambriento intentara comer sus restos, probablemente, moriría atropellado también. Una cadena que no tiene final.

Mientras cruzamos la sierra pienso en soluciones. ¿Se podrían crear pasos subterraneos bajo las carreteras para que los animales cruzaran sin perder sus vidas? ¿Se podrían fabricar coches que no alcanzaran ciertas velocidades para atropellar menos animales? ¿Deberíamos hacer algo para que las carreteras no hagan tanto daño a la naturaleza?

Pero cumplir los sueños en nuestra sociedad cuesta dinero y: ¿quién estaría dispuesto a bajar la velocidad en una sociedad en la que lo importante es llegar rápido y llegar primero? ¿Quién estaría de acuerdo en acondicionar las carreteras para que no maten a los animales? ¿Realmente a nuestra sociedad le importan los animales?

Proteger a la naturaleza sería lo más inteligente que podría hacer el ser humano porque su supervivencia depende de ella. ¿Pero es realmente el humano un ser inteligente? El diccionario de la lengua define la palabra inteligencia de la siguiente forma:

1.f. Capacidad de entender o comprender.
2.f. Capacidad de resolver problemas
3.f. Conocimiento, comprensión, acto de entender.

Entonces, surge una nueva pregunta, si fuera verdad que los seres humanos son inteligentes: ¿No tendrían la capacidad de comprender que están destruyendose a ellos mismos cuando destruyen a la naturaleza que les da la vida? ¿No entenderían que el abuso del consumo y del uso de productos químicos nos afectará a todos a largo plazo?

Lo débil vence a lo fuerte

Una orquídea con forma de fantasma en Xilitla
Una orquídea con forma de fantasma en Xilitla
Después de una parada en la Misión de Jalpan llegamos a Xilitla. En idioma náhuatl este nombre tiene dos interpretaciones: lugar de chiles y lugar entre caracoles. Los mesoamericanos colocaban un caracol en el pectoral del dios del viento Ehécatl-Quetzalcoatl. Se creía que al pasar el aire por la espiral del caracol se esparcía el aliento creador del dios dando vida a la naturaleza y a los hombres.

Después de dejar las maletas en la posada nos dirigimos a la cascada Los Comales. La selva de la huasteca potosina, como aun no han llegado el mal llamado primer mundo ni el desarrollo, aun conserva una gran diversidad natural, vida y riqueza.

Caminar en esta selva me proporciona una gran sensación de paz y mi mente descansa. En la cascada, observo el agua caer, siempre constante, siempre en movimiento.

Sintiendo su frescor reflexiono sobre la famosa cita de Leonardo Da Vinci que dice que el agua es el vehículo de la naturaleza, o dicho de otra forma, que el agua es el vehículo de la vida.

El milagro de las selvas y bosques es impresionante. Miles de árboles y plantas actuando con sus hojas como una gran red que recoge la humedad de las nubes y la deja caer sobre la tierra suavemente, gota a gota.

Un gran grupo de seres vivos recolectando agua y fabricando oxigeno para dar vida a miles de animales e insectos. Estos, a cambio de oxígeno, agua y alimento, ayudarán al bosque a esparcir sus semillas y lo polinizarán.

La imponente cascada trae a mi mente Andalucía, donde nací. Tengo el pensamiento triste de que cerca de mi pueblo ya no hay grandes cascadas. Y no las hay porque ya no hay densos bosques que capten el agua.

Igual que una persona cuando se deshidrata y se muere, mi tierra, acosada por la deforestación, se está secando y los pocos bosques que quedan arden sin control. Y mientras más los deforestan más arden.
El patio de la Posada de James en Xilitla
El patio de la Posada de James en Xilitla

Los seres humanos tenemos el gran don de la imaginación y dicen que con ella podemos crear la realidad. Así que en ese momento imagino mi tierra llenandose de nuevo de vida, rios que vuelven a ser cristalinos y bosques enormes que crecen de nuevo.

En un libro llamado Tao Te Ching, escrito seis siglos antes de Cristo. El sabio chino Lao Tse dice sobre el agua:

La suprema bondad procede como el agua. El agua llega a todas las cosas y las favorece, porque no busca el poder...permanece en los lugares que otros desdeñan. Esto hace que se pareza al Tao...

La persona sabia vive como el agua. El agua sirve a todos los seres y no exige nada para sí...permanece más bajo que todos. Y en esto es parecida al Tao... 

El agua es suave y dócil. Pero mina y corroe lo duro. En el vencimiento de lo duro, ella no tiene iguales... En todo el mundo no hay nada más blando que el agua. Pero en su forma de destruir lo duro, nada la iguala...

Nada puede transformarla... Que lo débil vence a lo fuerte. Y lo blando a lo duro, es sabido por todo el mundo, más nadie se rige por ello...

Tras un largo rato la cascada me revela un gran secreto: el agua es inmortal y una gran parte de mí no morirá cuando yo deje de existir, el agua que hoy me forma saldrá de mí y se convertirá en un vehículo en el que viajará un nuevo espíritu.

La guerra de dos mundos

Acabamos de cenar y estamos sentados en la
terraza de la posada. Apagamos la vela que nos alumbra y comenzamos a observar a las luciernagas. Hadas voladoras, luminosas y mágicas recorriendo el cielo de la selva  y mezclandose con las estrellas.

La puerta que lleva a la cascaca Los Comales
La puerta que lleva a la cascaca Los Comales

Es curioso que nunca abandonamos por completo el lugar donde nacemos. Por muy lejos que estemos parece que siempre seguimos conectados a él. De nuevo la tierra donde viví mi infancia regresa a mi mente.

Recuerdo que yo, de niño, a pesar de lo mucho que las busqué, nunca pude ver a las luciernagas. La deforestación, la pérdida de su hábitat, los químicos y la contaminación casi habían acabado con ellas entonces. Hoy, muchos años después, se cumple mi sueño, pero no logro olvidar que en mi tierra La Nada sigue avanzando.

A la mañana siguiente, tras un rico desayuno, bien picante, visitamos las Pozas de Xilitla. Un jardín escultórico soñado por el aristócrata y poeta inglés Edward James.

Dicen que un día mientras se bañaba en las pozas una nube de mariposas voló a su alrededor cubriendo el cielo. Esta visión la interpretó el surrealista como la señal de que debía establecerse en este lugar y materializar sus sueños.

La primera impresión del lugar es decepcionante. El tan renombrado Xilitla parece ser nada más que un montón de cemento y hierro a medio terminar destruyendo la belleza de una selva impresionante.

Su obra, al principio, se parece a la de un clásico millonario occidental que llega a un lugar natural a destruirlo ahogandolo en hierro y cemento. Pero pronto descubriré que las cosas no siempre son lo que parecen. El caótico mundo de hierro y concreto que tengo frente a mí no es fruto de la locura ni tampoco de la casualidad.

Más allá de ser una simple creación excéntrica y surrealista en Xilitla está representado un escenario que muestra la guerra de dos mundos: la naturaleza y la humanidad.  

En esta lucha la humanidad está destruyendo cruelmente a su madre, la tierra. Lo que el ser humano no alcanza a ver es que si permite que se destruya a la naturaleza se estará destruyendo a sí mismo.

Edward James, comprendió que el avance de la sociedad industrial provocaría la extinción de las especies y en un arrebato de genialidad quijotesca, intentó crear una nueva Arca de Noe donde salvar a los animales de la extinción.

Cuando Edward James comenzó a crear una nueva Arca de Noe que contuviera a todas las especies fue considerado loco y muchos se rieron de él. Hoy, sólo unas décadas después, mientras una gran cantidad de especies desaparecen diariamente ante la pasividad de la humanidad, merece la pena preguntarse. ¿Quién es el loco de esta historia?

El guía nos cuenta que el maestro nunca permitía que se terminaran las obras y que cuando la pieza iba a ser acabada ordenaba parar inmediatamente. Todas las obras debían ser diseñadas para que las terminara la naturaleza. Columnas para que las bromelias crecieran sobre ellas, paredes para que las plantas las cubrieran o habitaciones para que los árboles las habitaran. En su visión futurista Edward James vió a la naturaleza perfeccionando las imperfectas e inacabadas obras del hombre.

Contagiado por el misterio de Xilitla y exhausto por el calor del mediodía me siento frente a las pozas y caigo en un profundo ensueño surrealista.

En este sueño, Edward James, que según dicen algunos vecinos aun sigue viviendo en las pozas, se presenta ante mí vestido con traje blanco y me invita a hacer un viaje al futuro. Nuestro sueño sucede así.

Estamos en el día 13 de enero del año 3000. Frente a nosotros hay un barco que navega con dificultad por un mar lleno de plásticos y de basura, apenas se puede ver su forma debido a una densa nube de humo tóxico. Es la época de la humanidad conocida como la era del plástico, que vino después de la era industrial.

El arte se inspira en la naturaleza como vemos en esta escultura en forma de hoja. En Xilitla se encuentran enfrentados dos  mundos, el mundo natural y el humano.
El arte se inspira en la naturaleza como
vemos en esta escultura en forma de hoja.
En Xilitla se encuentran enfrentados dos 
mundos, el mundo natural y el humano.
En esta arca, un especie de Titanic surrealista, van los pocos seres humanos que sobrevivieron a la era industrial. La humanidad, o más bien lo poco que queda de ella, vive en este barco navegando a la deriva por un már de plástico contaminado y sin tener a donde ir. Los cielos azules y las estrellas son hoy un recuerdo del pasado, sólo se pueden leer en los libros antiguos.

En el barco se está celebrando un baile. En esta danza los empresarios bailan con los ecologistas una especie de tango. La coreografía, por supuesto, la dirigen los empresarios que son los que pagan. Los políticos de profesión son los encargados de controlar al público y su primer objetivo es impedir que nadie deje de ver el espectáculo.
Los espectadores, son la inmensa mayoría de los habitantes de esta arca y permanecen hacinados en la parte trasera del barco empujandose. No se empujan para poder ver el espectáculo como podrías pensar, sino que lo hacen para no caerse al agua. Se dedican a sobrevivir.

Entre baile y baile, con máscara especial para no ahogarse al inhalar el humo tóxico, la nueva estrella del pop estrenará su nuevos éxitos: "No estamos tan mal", "Que bien estamos apretaditos", "Yo pienso en positivo" y "Las cosas van a mejorar".  Estas canciones están convenientemente diseñadas para subirle el ánimo a la mayoría de los arcaicos que están en la popa apretujados y evitando caerse por la cubierta.

Al terminar la actuación musical siempre se celebra el Campeonato Mundial de Deportes Arcaicos. Competición que tuvo que ser realizada en el barco después de que la tierra y el mar de llenaran tanto de plásticos que fue imposible realizarla en ella.

Estos juegos arcaicos fueron inspirados en las Columpiadas, unos extraños juegos que se celebraron hasta finales del Siglo XXI. Los juegos Colúmpicos pudieron ser rescatados gracias a un brillante arqueólogo chileno, el descubridor de la ciudad antigua y perdida de Hueva Llork.

Dicen los libros de historia que la tragedia de esta civilización arcaica empezó en el siglo XXI cuando todos los paises del mundo quisieron ser primermundistas y desarrollados.

En aquel entonces, los grandes políticos, empresarios y banqueros, grandes altruistas, lograron que todos los ciudadanos del mundo pudieran cumplir sus sueños. Los de ellos mismos, claro.

Gracias a esta noble acción cada ciudadano del mundo pudo comprar uno o varios autos. Todo haciendose posible gracias a modestos créditos que tendrían que pagar los beneficiados en solamente cien años y con muy cómodas mensualidades.

Además de esto los nuevos paises primermundistas y desarrollados pudieron otorgar innumerables hipotecas para hacer más casas y poder consumir al más alto nivel.
De repente, a principios del siglo XXI, se descubrió que un montón de deshechos plásticos había empezado a acumularse en el Océano Tranquilísimo adquiriendo el tamaño de un gran continente.

En ese momento, los negativistas, a los que no hubo ni siquiera que perseguir porque fueron totalmente ignorados, comenzaron a afirmar que si no se cambiaba el sistema económico esa basura podría crecer y acabar cubriendo todo el planeta.

Por supuesto que nadie hizo caso a los avisos conspirativos de los negativistas ya que en el siglo XXI los humanos aún creían que con sólo pensar en positivo, sin hacer nada en la práctica, las cosas se solucionarían.

Mi sueño se torna extremadamente surrealista cuando Edward James me explica que en el año 3000 los científicos aun siguen intentando encontrar el eslabón perdido de Darwin. Casi me despierto de la impresión.

Parece ser que cambios en la alimentación de esta civilización hicieron que algunos de los sobrevivientes de la era plástica post-industrial llegaran a pesar hasta 300 kilos y que por este motivo el arca había comenzado a tener grandes problemas para mantenerse a flote.

De repente, Edward interrumpe sus explicaciones y se oyen unos gritos procedentes de la popa del arca que nos distraen: ¡Se hunde, el arca se hunde! ¡Nos hundimos!¡Ayuda!

Tras un gran tumulto, el baile se interrumpe. Rapidamente un político, que estaba casualmente justo a la entrada de las escaleras, sube al escenario y toma el micrófono.

Con elocuentes palabras explica a todos los habitantes del arca que no hay nada que temer y afirma que el barco no se está hundiendo ni se hundirá. "Yo os prometo que no hay nada que temer"Afirma con una sonrisa amplia de oreja a oreja.

Como prueba irrefutable la autoridad muestra el último estudio científico de la Organización Mundial de Investigaciones Arcaicas que demuestra que "los barcos no se hunden." Un gran aplauso de varios minutos surge espontaneamente en los presentes, sobre todo desde las primeras filas.

Tras el discurso, los habitantes del arca deciden, antes de continuar con sus juegos y bailes musicales, esperar la llegada de las noticias: Hay que ver lo que dice la prensa. Me cuenta Edward James que a los arcaicos les encanta estar informados. Después de una tensa espera llega la edición especial del Diario El Verdadero, el mejor y único diario del arca. La noticia, muy breve, dice así:

Edición especial. Noticia de última hora: Los barcos no se hunden.  
(Arca del Desarrollo Sustentable. Oceáno Pacífico. Diario El Verdadero. 13 de Enero del año 3000)

El excelente presidente de la Orden Mundial de Políticos Unidos (OMPU) afirmó hoy que el Arca del Desarrollo Sustentable (ADS) no se está hundiendo ya que "los barcos no se hunden". El excelentísimo representante del pueblo afirmó tener en sus manos los nuevos estudios científicos de los mejores expertos que afirman que estos objetos dejaron de hundirse en el año 2500. 

Nuestro diario pudo contactar al más importante de estos científicos que declaró que "No es una cuestión de fé, se trata de ciencia y hemos comprobado cientificamente, irrefutablemente y matematicamente que es imposible que un barco se hunda".

Juan Smith Pérez, desempleado profesional de profesión, residente en la popa con el resto de desempleados profesionales, contó a uno de los reporteros que "no cree que el barco se esté hundiendo ya que a él no le ha llegado el agua al cuello". 

Debido a que la totalidad de las especies animales ya se extinguieron y este hundimiento sólo afectaría a los humanos, los ecologistas, por su parte, se negaron a dar declaraciones.

Al haberse terminado el baile los principales líderes avisaron en un comunicado que en la búsqueda de un lugar mejor y más amplio para todos, van a realizar una expedición de emergencia en los botes salvavidas. Esta medida se tomará en las próximas horas. A su regreso se dará una rueda de prensa con los resultados.

Los líderes mundiales se han ofrecido voluntarios para salir del barco rapidamente en los botes salvavidas dispuestos a buscar un mejor lugar para todos los arcaicos. "En agradecimiento por la confianza puesta en ellos por los ciudadanos, nuestros líderes arriesgarán sus vidas en esta peligrosa expedición y dejarán el arca con la esperanza de buscar un futuro mejor para todos los arcaicos". Dijo a nuestro diario una de las principales autoridades.

El director y dueño de este nuestro diario se ofreció voluntario para acompañar a los mandatarios en su peligrosa aventura en la busqueda de un futuro mejor.

Para celebrar la gran noticia de que el barco no se está hundiendo y despedir a la expedición de líderes salvadores, se han organizado bailes, conciertos y espectáculos deportivos que continuarán, indefinidamente, hasta el regreso de los mandatarios.

Aprovechando este evento se proyectará la última película titulada "Salvando a los arcaicos"que tiene como protagonistas a los heroes que arriesgando su vida viajaran por el peligroso mar de plástico en los botes salvavidas para salvar a la humanidad arcaica. Debido a la urgencia de su misión de encontrar una nueva tierra los mandatarios no asistirán al estreno y mandarán a sus subalternos a la "premier".

Al terminar de leer el diario levanto la cabeza y entre la nube de humo tóxica alcanzo a ver a las más altas figuras alejandose en los botes salvavidas, despedidos por los agradecidos arcaicos con música y aplausos que surgían espontaneamente de los asistentes, sobre todo de los de las primeras filas.

Cuando el arca se hundió hasta desaparecer en el mar, cosas de los sueños, en lugar de tristeza me dió mucha hambre, por lo que me despedí de mi ahora amigo Edward James y me desperté.




Lugares recomendados
Posada James
Cascada los Comales
Las Pozas, Xilitla

Fuentes consultadas y adicionales
Fondo Xilitla
Xilitla, San Luis Potosí. México Desconocido
El agua y el fuego en el mundo náhuatl prehispánico. Arqueología Mexicana
El temazcal arqueológíco. Agustín Ortiz Butrón. Arqueología Mexicana
Spa: Salute per agua, el temazcalli. Xavier Lozoya. Arqueología Mexicana
La tasa de extinción de especies ha aumentado más de mil veces en la era humana
Habría 81 muertes por gripe porcina en México 
El zoológico y la extinción de las reservas naturales 
Historia de Edward James
La Nada. Diario de un Observador.
Lao Tse. El libro del Tao
Lao Tse. Tao Te Ching
Sueña el rey que es rey

La Trompeta Maya. La voz de la tierra

Años atrás, mientras tocaba el didgeridoo australiano en una calle de Playa del Cármen, el músico Luis Bernardo Méndez Sánchez fue llevado a un viaje mágico que le llevó a redescubrir ese mismo instrumento en el corazón de la Selva Lacandona, en la zona Maya mexicana. Una voz interior le llevó a reencontrar la trompeta maya, conocida por los lacandones como el "incus utop chek" o la trompeta "flor de árbol".
 (Foto ©Chico Sánchez-Derechos Reservados)
Años atrás, mientras tocaba el didgeridoo australiano en una calle de Playa del Cármen, el músico Luis Bernardo Méndez Sánchez fue guiado en un viaje mágico hasta la ciudad maya de Bonampak, en el corazón de la Selva Lacandona, donde encontró un instrumento hecho especialmente de magueyes, conocido como la trompeta maya y que es llamado por los indígenas lacandones "Incus utop chek"o "trompeta flor de árbol".

Viaje al Centro del Universo. Parte 1: Vivir cien años

Vivir cien años

Atardecer en Santiago de Querétaro. La ciudad fue fundada tras de la conquista de la Gran Tenochtitlan por un indígena otomí llamado Conín. Este indio huyó con treinta familias lejos del dominio español para evitar vasallaje y al mismo tiempo practicar libremente el culto a la madre naturaleza y a sus dioses
Atardecer en Santiago de Querétaro. La ciudad
fue fundada tras de la conquista de la Gran
Tenochtitlan por un indígena otomí llamado
Conín. Este indio huyó con treinta familias
lejos del dominio español para evitar vasallaje
y al mismo tiempo practicar libremente el
culto a la madre naturaleza y a sus dioses
Mi viaje al Centro del Universo comienza en Santiago de Querétaro, México. Lo he llamado así porque durante este viaje visitaré Wirikuta, la tierra sagrada de los indígenas Wirárika, en Real de Catorce, un pueblo del estado de San Luis Potosí. El corazón de este lugar mágico es el Te'akata: El ombligo del universo.

Vemos el atardecer caminando por el Querétaro colonial y nos sentamos en una terraza a tomar una infusión.

Nos atiende una mujer joven que parece tener unos cuarenta años. Como la cafetería está muy tranquila comenzamos a conversar.

Observa que traigo mi propio bote de miel de abeja y con curiosidad me pregunta por qué.

Le explico que hace dos años comencé a ver alrededor de las luces un halo luminoso al despertar. Este problema de visión me preocupó mucho y fui a ver a una oftalmóloga. Esta me dijo que el halo se debía a una infección en mis ojos y me recetó unas gotas.

Después de muchos meses el problema seguía y la doctora no encontraba una solución. Lo que no pudo solucionar la doctora en casi dos años, lo logré en unas cuantas semanas con un cambio muy simple: un cambio de dieta.

Dejé de tomar azúcar y la sustituí por miel. El café lo cambié por té verde. Dejé de tomar productos procesados. Cambié la sal yodada por sal marina. También dejé de tomar arroz blanco y panes blancos. Con este cambio de dieta el halo de mis ojos desapareció en unas semanas y estaba curado.

Como pasa con los adictos, una semanas después pensé que no me haría mal abandonar la dieta por un día. Me fui a una pastelería y me tomé varios dulces con un café. No se si fue el azúcar, la mantequilla, el pan blanco o fueron todos los ingredientes. El hecho es que al día siguiente de tomar la sobredosis de dulces, el halo alrededor de mis ojos volvió a aparecer. Había encontrado la causa de mi problema y de paso la solución.

No se trata de no tomarte un café tampoco, si te apetece, ni de ser radical, pero si de moderar el consumo de todos estos productos

Al llegar al centro de Querétaro el indígena chichimeca nos recibe con un imponente arco iris. Me pregunto qué hubiera sucedido en el mundo si los indígenas no hubieran sido conquistados. ¿Hubieran estos seres humanos destruido a la naturaleza y al planeta igual que lo hicieron y lo está haciendo la cultura europea occidental?
Al llegar al centro de Querétaro el indígena
chichimeca nos recibe con un imponente
arco iris. Me pregunto qué hubiera sucedido
en el mundo si los indígenas no hubieran
sido conquistados. ¿Hubieran estos seres
humanos destruido a la naturaleza y al
planeta igual que lo hicieron y lo está
haciendo la cultura occidental?
Tampoco quiero decirte que si notas una molestia no vayas al médico. Pero, si estás bien de salud, empieza una dieta sana, con productos naturales y sin abusar de nada, y así no tendrás que ir al médico después.

Atenta a nuestra conversación, la mujer sonríe y me pide que adivine su edad. Convencido de acertar le digo que tiene como yo, más o menos cuarenta. Ella sonríe y dice que no con la cabeza. Y no, no tiene cuarenta. ¡Tiene 57!

Nos explica que mi hermano y yo le recordamos mucho a su padre, un indio Yaqui que  también se deja el pelo largo. Además, como nosotros, su padre siempre lleva su propia miel.

Para entender como esta mujer puede tener 57 y aparentar cuarenta, sólo hay que saber que su padre tiene 119 y su madre 111, que ambos tuvieron 19 hijos, siempre andan de buen humor y trabajan hasta el día de hoy.

Con 119 años, su padre va cada día a trabajar al huerto, y ahí, ayudado por sus hijos, cultiva verduras y frutas para el consumo de la familia. A las cinco de la mañana este hombre despierta a sus hijos, algunos con mas de 60, mientras les recuerda que hay que estar siempre en movimiento cuando salga el sol. En el campo, si te levantas temprano, trabajas y eres humilde no te mueres de hambre. La tierra siempre da para todos.

Tras la conquista, bajo el mando de la iglesia   católica y el rey alemán Carlos V, comenzó la   persecución de la cultura indígena americana
Tras la conquista, bajo el mando de la iglesia 
católica y el rey alemán Carlos V, comenzó la 
persecución de la cultura indígena americana
Su madre, con 111, prepara su café natural, hace las tortillas y después trabaja haciendo artesanías. Los días que hay mercado, esta anciana, que me dobla la edad, camina sola a las comunidades cercanas cargando la cesta llena de sus productos para vender.

Emocionado le pido que nos revele el secreto para vivir más de cien años con esa energía y salud. ¿Qué hay que hacer para vivir más de cien años?.

La norma principal de su padre es levantarse antes de que salga el sol. Uno no debe quedarse quieto y siempre debe que estar haciendo cosas de provecho.

Además, su padre cuida la dieta y come sólo cosas naturales. Café orgánico, miel de abeja, mucho ajo y cebolla, jenjibre y nunca ha probado la comida enlatada o empaquetada.

Ella nos comenta que en los pueblos y ciudades ve a mucha gente que parece enferma. -Se les nota que están enfermos porque no sonríen, están muy serios-. Cree que la gente muere tan joven por los humos de los coches, las comidas que saben a plástico y los químicos que se usan. Comer mal, encima, los pone nerviosos y siempre están enojados.

Después de escuchar la historia de sus padres centenarios le cuento la historia de Isabel Alarcón "Chabelita", una anciana que conocí en un asilo de ancianos y que también llegó a cumplir los cien años.

La historia de Chabelita

De estar frente la imagen de los indígenas Chichimecas ofrendando copal y música a Tonantzin, la madre tierra, pasamos a la ciudad europea y la magia desaparece.
 Entender la obsesión occidental por cortar árboles, envenenar el medioambiente o matar animales sería muy importante para la súpervivencia de la humanidad. El único problema que encontramos en Querétaro es la forma en la que están cortados los árboles que hace que no den sombra, las calles se calientan mucho y durante el día hace un calor difícil de soportar.
De estar frente la imagen de los indígenas
Chichimecas ofrendando copal y música a
Tonantzin, la madre tierra, pasamos a la
ciudad europea y la magia desaparece.

Entender la obsesión occidental por cortar
árboles, envenenar el medioambiente o matar
animales sería muy importante para la
supervivencia de la humanidad. El único
problema que encontramos en Querétaro es
la forma en la que están cortados los árboles
que hace que no den sombra, las calles se
calientan mucho y durante el día hace
un calor difícil de soportar.
El día que avisé en el asilo que iba a hacer un reportaje sobre Chabelita, me avisaron que Isabel Alarcón, tenía demencia senil y que no se podía hablar con ella con coherencia.

Me dijeron que si quería podría intentarlo pero me pidieron que tuviera cuidado: Chabelita podría pegarme con su bastón.

Durante la primera entrevista, Chabelita conversó con naturalidad, cantó canciones y sonrió, se lo estaba pasando muy bien. 

No me pareció que estuviera loca. Repetía algunas cosas o se le olvidaban otras, pero a todos nos pasa eso, incluso a los jóvenes.

Antes de cumplir sus cien años pregunté a Isabel Alarcón por su secreto para llegar a una edad tan avanzada con tan buena salud. Después de reír a carcajadas me dijo estas palabras: "El ser humano es como un molino y para durar muchos años hay que estar siempre en movimiento, brincar, correr, andar, subir escaleras, bajarlas...pero siempre moviéndose". 

Chabelita, aunque era la más anciana, era la única que bajaba sola las escaleras. Se acompañaba de un bastón y sus movimientos eran muy lentos, cada paso le llevaba mucho tiempo, pero con paciencia siempre llegaba a sentarse en su silla favorita o a tomar agua de la cocina.

Uno de los días estaba tomándole fotos bajando por las escaleras cuando una de las enfermeras la vio y se puso a gritarle. -¡Bajese usted por el ascensor Chabelita, mire usted que se puede caer! Cuando la enfermera se acercó para ayudarla, la anciana, con un manejo del bastón excepcional y agarrada al barandal de las escaleras lanzó al aire un buen golpe con el bastón. -No quiero que me ayude, yo puedo bajar sola, ¡fuera!. Dijo enojada la anciana mientras amenazaba a la enfermera con su bastón. Una de las mujeres que estaba junto a mí dijo: -Pobre Chabelita, la mujer ya tiene la demencia senil y no se deja ayudar, mira que si se cae...

Al día siguiente, sentados en la calma del hermoso patio del asilo, le pregunté a Chabelita por qué pegaba a las enfermeras si ellas sólo querían ayudarla. Y entonces Isabel Alarcón me reveló el más importante de sus secretos. -Les pego con el bastón porque no me dejan hacer las cosas sola y si las dejo que me ayuden o me sienten en la silla de ruedas ya no me levanto más. Tengo que mantenerme en movimiento.

Me contó que había notado que la mayoría de las mujeres llegaban al asilo caminando y bien de salud, pero que después, poco a poco se acostumbraban a que las enfermeras hicieran las cosas por ellas y a usar el ascensor por lo que de hacer poco ejercicio acababan en la silla de ruedas. -Las que se sientan en la silla de ruedas ya no se levantan más. Dijo la anciana dejándome sin habla.

En ese momento el concepto de la realidad cambió completamente, Chabelita era una persona totalmente cuerda defendiéndose con su bastón de una realidad absurda. Ese día comprendí que el alzheimer y la demencia senil lo provocan, en gran parte, además de los químicos en la comida, la falta de amor y la perdida de respeto que sufren los ancianos en nuestra sociedad. 

Otro de los edificios coloniales que se pueden observar en Santiago de Querétaro.
Otro de los edificios coloniales que se
pueden observar en Santiago de Querétaro
.
Cómo las personas auténticas no se dejan engañar, Chabelita, el día que proyectamos el audiovisual con su historia en el asilo Chabelita negó rotundamente a verlo.

Cuando le preguntamos por qué no quería ver mi vídeo respondió que ella no veía televisión, qué los periodistas eramos todos unos mentirosos y que decíamos pura mentira.  Tras decir esto me lanzó un golpe con el bastón que casi me alcanza.


Las enfermeras, viendo que me había lanzado un bastonazo comenzaron a recriminar a la anciana escandalizadas, mientras que yo no podía parar de reírme a carcajadas.

Ante la sorpresa de todos, admití a Chabelita que tenía razón, que entendía que estuviera tan enfadada con los periodistas y la televisión. Y que como ella bien decía la prensa publica, muchas veces, puras mentiras.

No obstante le pedí que nos perdonara, porque no somos malas personas ni lo hacemos a propósito. Le expliqué que muchas veces los periodistas se ven obligados a reportar sobre cosas que no conocen, publicar cosas que les ordenan sus jefes y además, como son humanos, también se equivocan. La anciana, nada interesada en lo que estaba diciendo, intentó darme de nuevo con el bastón.
Isabel Alarcón 'Chabelita' en 
la fiesta de su cien cumpleaños

Unos minutos después, ya más calmada, Isabel permitió que me sentara a su lado y me contó porqué pegaba con el bastón a los periodistas de la televisión.

Cuando se quedó sin familia, Chabelita tuvo que vivir mucho tiempo en la calle, sola y abandonada. Pasó mucha hambre, mucho frío, no tenía ropa y no tenía ni lugar donde asearse.

Una mañana, mientras pedía en la calle, cansada y hambrienta, llegaron unas personas de televisión y le dijeron que querían entrevistarla, contó que la trataron muy bien, le compraron unos tacos y fueron muy amables con ella. La grabaron y se fueron, Chabelita se olvidó de ellos.

Unas semanas después, mientras estaba en un restaurante pidiendo monedas, Chabelita se vio en la televisión y me dijo que: -Estaban diciendo cosas feas sobre mi en la televisión y sobre la gente pobre. Eso era pura mentira lo que decían.

Al verse tratada así por la televisión se puso muy triste y se puso a llorar. Desde ese día, cada vez que veía a un periodista o a una cámara de televisión Chabelita intentaba alcanzarlos con el bastón.

Pasó un año hasta que tuve noticias de Chabelita de nuevo. A principios de diciembre me llamaron del asilo y me dijeron que preparaban una fiesta especial, íbamos a celebrar el 101 cumpleaños de Chabelita. Habría de comer, baile y cantaríamos las mañanitas.

Cuando me preparaba para salir hacia el asilo sonó el teléfono y tenían muy malas noticias: Chabelita había fallecido la madrugada anterior, no habría fiesta de cumpleaños.

Al parecer, cansada ya de fiestas y ajetreo, Isabel Alarcón decidió no ir a su fiesta y se murió la noche antes. A esta mexicana, que nació el día 12 de diciembre, el día de la Virgen de Guadalupe, le cantaron las mañanitas el día de su nacimiento y el día de su entierro. Los hay que nacen bendecidos.

Para mí, Chabelita, esa mujer desconocida, fue una gran maestra y me enseño una importante lección: que no solamente hay que saber cómo vivir, sino que también hay que saber cómo morir. Espero estar a su altura cuando llegue mi turno.

Mundo ahí te quedas...La historia de Chabelita


Fuentes consultadas y adicionales:
Municipio de Querétaro
La digestión: El órgano olvidado
Naturaleza crucificada
Obesidad y azúcar
La transición alimentaria y nutricional: un reto en el siglo XXI
Diario de un Observador. La nada
El Secreto de Wirikuta
Historia de la Fundación de Querétaro. México Desconocido 
La Historia de la Nación Chichimeca de Don Fernando de Alva Ixtlilxochitl
Wirikuta territorio sagrado en peligro. El Universal, México
Mundo ahí te quedas

Lugares recomendados
Librería El Alquimista (Querétaro)
 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...